martes, mayo 23, 2006

Discriminación


Bueno, ya estoy en Chile y ahora viene el momento de pensar y asimilar lo vivido en Cuba. Tengo que organizar mi vida integrando los ejercicios aprendidos en el CIREN que se han transformado en una necesidad para mi, el cuerpo me pide la rutina de trabajo, claro que dudo que pueda hacer 7 horas de ejercicios, que eran los que hacía en Cuba.
Llegar a Chile y ver a mis hijos me ha llenado de felicidad, están más grandes y más maduros , especialmente Pablo, mi hijo mayor.
Tengo claro que además de los ejercicios físicos tengo que trabajar con el manejo de la ansiedad que es la que me juega malas pasadas, como cuando estaba en el aeropuerto en Cuba a punto de embarcar y el empleado de LAN al ver que tenía una diskinesia intensa (es un movimiento descontrolado de la pierna derecha, en mi caso), no quería aceptar que subiera al avión esgrimiendo como razón que las otras personas se podían asustar, y entrar en pánico En ese momento intervino la persona del CIREN que nos acompañaba y le explicó en que consistía la enfermedad y que sólo era momentáneo y después se me calmaría, cosa que efectivamente pasó.Después de unas llamadas telefónicas, me permitieron subir al avión. Esto me motiva a pensar que otras personas con mayores limitaciones que las mías, deben sufrir muchas discriminaciones a la hora de viajar.
Creo que hay una gran ignorancia en el trato que se le da a los enfermos.Me parece que no es la primera vez que esta línea aérea ha discriminado a personas discapacitadas. La vida ya es bastante compleja para los que padecemos de una enfermedad, para que además nos sometan a estos tratos.
¿Te has visto enfrentad@ a una situación dediscriminación?

24 comentarios:

Loredana dijo...

Aquí amiga, a cientas de discriminaciones y en especial de parte de los latinos, cuando saben que soy chilena,
puedes creerlo?.
en fin, creo que la envidia debe ser lo que los mueve.
Con respecto a lo físico, nunca, pero tampoco una está liberada que pueda llegar algún día.
Te deseo lo mejor en tu regreso y reincorporación a la cotidaneidad chilensis.
Un beso desde Montréal.

Cococita dijo...

He visto mucho de eso amiga mía y es terrible la ignorancia que padecen... lo importante es que ya estás de vuelta, con los tuyos y con mucho tesón y fortaleza que ya tienes saldrás adelante, pido siempre a DIOS que esté contigo y que sea tu soporte para que logres vencer...porque naciste vencedora, de eso no te quepa duda.
Un granbeso para ti y los tuyos.

LaRomané dijo...

Hola, Erika!
Feliz regreso!!

Me cuesta entender que personas medianamente culturizadas intelectualmente puedan tener ese tipo de trato con personas como tú. Y además escudan su ignorancia achacándole al resto sus temores. Me indignan estas situaciones. Ya te había contado que mi mamá tb padece parkinson pero en menor grado y su pierna derecha es la que sufre más los síntomas de la enfermedad. El otro día el imprimí tu blog para que lo leyera. Aún no me ha hecho los comentarios del caso, pero quería que supieras que tu realidad es la de muchas personas más y que a través de esoto puedes ser una guía.

Muchos cariños y me puedo imaginar la cara de felicidad con la que te recibieron tus hijos, tu esposo y el resto de la familia.

x0x0x0x
LaRomané

Aire dijo...

Has dicho una gran verdad, desafortundamente nosotros nuestra raza es muy discriminatoria, no he tenido una experiencia personal pero si fui testigo de algunas de las cuales me sentia mal por aquel que pasaba todo el maltrato.
Pero por otro lado, me alegra mucho que estes de regreso en casa, junto a tu familia, rodeada del amor y atenciones que son necesarios para nutrirnos y mejorar el alma y el cuerpo. Recibe un abrazo grande y quiero que sepas que recibi tu correo, te esciribire prontito.
Saludos con amor

triplege dijo...

Te deseo mucho que le ganes a tu enfermedad, me enteré de tu caso por el blog de una amiga cubana, ánimo y que tu ejemplo nos enseñe a los chilenos a ser más acogedores con quienes sufren alguna discapacidad. Estoy enlazando tu blog.

Morena dijo...

Erika, feliz retorno¡¡¡¡¡

Me imagino la cara de tu familia al verte volver.

Lo de la discriminación es muy potente, me da lata.

Anónimo dijo...

El discriminador es siempre un ser mediocre, inseguro y superficial. Creo que es importante no permitir que sus juicios ingresen a nuestro ser. Eso es responsabilidad nuestra y tú nos la muestras de modo excepcional.
A mi me sirve la oración de Santa Teresa "Que nada te turbe...
Any

Anónimo dijo...

El discriminador es siempre un ser mediocre, inseguro y superficial. Creo que es importante no permitir que sus juicios ingresen a nuestro ser. Eso es responsabilidad nuestra y tú nos la muestras de modo excepcional.
A mi me sirve la oración de Santa Teresa "Que nada te turbe...
Any

Pagana dijo...

Ufff... tantas veces y por tantas cosas...

Los prejuicios se combaten con buena información, habrá que hacer campaña, no?

Anónimo dijo...

Hola Erika, Zenia desde el Caribe en:

http://imaginados.blogia.com


Ojalá que sigas mucho mejor. Ánimo. En este mundo hay buenos y malos sentimientos; pero creo que aún priman los primeros.
Pobre de aquel que lastimando a otro se siente satisfecho. No debía llamarse ser humano.
"Solo el amor convierte en milagro el barro" (Silvio Rodríguez)

Lety dijo...

Vine ayer, me dolió lo que leí y sin darme cuenta salí sin dejarte mi comentario.

Ahora mismo iba a decirte que nunca he sufrido discriminación, y me di cuenta que si, en alguna ocasión y una discriminación "curiosa", por ser gorda ¿puedes creerlo?
En una tienda, hace tiempo una vendedora, al verme curioseando unas blusas de talla pequeña, me abordó de manera grosera y sin saber siquiera para quien buscaba, me dijo: aquí no hay nada para usted, las tallas plus están allá como no le respondí y seguí buscando, me dio la espalda.
Cuando le tendí algo para que me hiciera la nota, volvió a decirme ¿no se lo va a probar no es necesario Srita. le respondí.Entonces entre dientes murmuró luego vienen a molestar con estar haciendo cambios en ese momento, ya francamente enojada, le dije: Mire Srita. si viniera a cambiarlo tendría usted que atenderme aunque le moleste, pero no se preocupe, puedo darme el lujo de tirarlo o regalarlo si no me quedara.
Con esto al fin se quedó callada.

Perdón por un comentario tan banal, además mi reacción no creas que me hace sentirme orgullosa, no acostumbro a enojarme, pero quise ser honesta y compartirte mi verdad.

Te dejo mi cariño

Alvaro dijo...

Si, me ha pasado con mi hija, específicamente en parques de diversión.
también he llegado a pelearme con todo el mundo por actos de discriminación, a los que no les tomamos el peso solo hasta que nos sucede.

joseluis dijo...

slds. desde uruguay.

isabel pla dijo...

Eika, un abrazo MUY grande, felicitaciones por ser tan valiente. Me da verguenza lo que me cuentas, creo que sería bueno acusar a esta línea aérea a algun medio de comunicación. Saludos.

Mar Adentro dijo...

As tuas palavras fazem eco deste lado do oceano, em Portugal, alguém devorou a tua escrita, sentiu a tua dor e apetecu-lhe dizer: Para mim as pessoas não são como as coisas, tem o valor e a importância que eu lhes quero atribuir; coisas há às quais nunca atribui grande valor ou importância, e pessoas há, às quais sempre atribui grande valor. Entre as coisas e as pessoas existe um outro factor, que para mim é tão ou mais importante que os outros dois anteriormente referidos, que é o tempo. E querem saber porquê? Então em tom de recado eu vos digo porquê: Talvez porque exista somente uma idade para sermos felizes. Somente uma época na vida de cada um de nós, em que é possível sonhar, fazer planos e ter energia bastante para realizá-los. Existe também só uma idade para nos encontrarmos com a vida; vivermos apaixonadamente e desfrutarmos tudo com toda a intensidade sem medo nem culpa de sentir prazer. É uma fase dourada em que cada desafio é mais um convite à luta que enfrentamos com toda a disposição de tentar algo de novo, uma vez, outra vez e quantas vezes forem preciso. Essa idade tão fugaz na nossa vida, chama-se presente e apenas tem a duração do instante que passa e essa é a idade certa, quer tenhamos 20 ou 90 anos. Não quero que apenas sejam felizes, quero que sejam todos muitos felizes, e às vezes, ao contrário do que pensamos, a felicidade existe não fora de nós onde geralmente a procuramos, mas dentro de nós onde raramente a encontramos. O meu abraço a cada um de vocês. FORÇA EIKA

Águila libre dijo...

Hola Erika, que maravilla que estes de vuelta. Sigue trabajando duro para que de a poco mejores lo más posible. Después de este tiempo difícil, tengo la seguridad que sabes que muchos te queremos y que tu familia, sobre todo tus hijos te necesitan mas que a nadie en el mundo y para ellos ponle toda la fuerza de tu espíritu para seguir adelante. Me encantó saber que habías vuelto.

Con respecto a la discriminación de LAN, sé que ha pasado en algunas líneas aéreas, no se bien cuales, pero las personas que actuan así o están dirigiendo esas empresas no han pasado por las dificultades de una incapacidad o una enfermedad y lamentablemente no son capaces de ponerse en el lugar de la persona a la que discriminan. Intenta disculpar a quienes no saben o no tienen la capacidad de no herir al projimo, porque tu eres grande y lo puedes hacer, y por sanidad mental que estas cosas no te agobien ni te quiten las ganas de salir adelante.

Te mando mi mayor energía positiva y sigue adelante con mucha fuerza.

Un fuertisimo abrazo

María Paz

Cococita dijo...

Pasé por aquí otra vez...espero estés bien..cuidate mucho.
Un besito.

Lety dijo...

Querida Erika he puesto un link a tu página desde mi blog.

Ha sido un placer hacerlo, te dejo mi saludo cariñoso

Zulema dijo...

La mayor discrimi8nacuón que recuerdo fue durante los años 80 en la UC. Estábamos marchando en silencio en el San Joaquín, con todo el dolor e impacto que nos causó la muerte horrorosa de nuestra compañera Alicia Ríos Crocco; La CNI la sacó de su casa, le puso un roquet en su bicicleta y la hicieron explotar, diciendo después que ella iba a poner esa bomba. Fue horroroso...nunca las garras de la crueldad de la dictadura habían estado tan cerca nuestro. Mientras marchábamos un estudiante de Economía enfurecido con nuestra protesta me dijo "Andate Rota de Mi Universidad!!!!!".
Creo que yo tenía tanta pena, porque no tuve la reacción que hubiera tenido en otro momento, de al menos responderle con un garabato. Yo estaba en otra...
Con el tiempo vuelvo a esas palabras y me queda claro que esa nunca fue Mi Universidad, es obvio que era de otros...como sigo sintiendo que tantos espacios en el mundo son pensados, dirigidos y manipulados por aquellos que siempre estudiaron en los mismos colegios, que se conocen, que son amigos, que acostumbran a estar en la parte privilegiada del mundo. Pese a haber llegado a las universidades y haber cursado estudios como ellos, creo no haber perdido el gusto por ser una rota conciente y orgullosa
de mi origen
Un beso Negrita ¡Viva la rotería!!!!!

Peggy Bonilla dijo...

La discriminación se parece mucho a la ignorancia; es un cierto rechazo por el desconocimiento. A los discriminadores son a los que hay que tener piedad...

Aunque no nos conozcamos, le deseo lo mejor. Adelante, el mundo es suyo...

Elena Lamas dijo...

Que lamentable episodio, muchas veces ocurren por la ignorancia de las personas y por no saber como manejar la situación, ya que conversando y consultando de buena manera, ese empleado se pudo poner al corriente de lo que te pasaba, sin caer en mayores explicaciones y malos ratos. Además informar a el resto de los pasajeros de lo que ocurría, para que no te molestarán.
Yo veo la discriminación que existe con las personas minusvalidas, sobre todo en los medios de transporte, lo encuentro terrible y espero que de a poco se supere, me toco una vez estar en silla de ruedas al interior de un centro medico, sola porque me había operado de un dedo del pie y debí trasladarme desde el pabellón a la consulta para una orden medica, en un comienzo me ayudo un guardía, pero para ir desde el primer piso al tercero, tratar de subir el ascensor sola, al bajar no poder coordinar bien y tratar de hacer una llamada de un teléfono público, nadie me ayudo, sudaba y tenía dolor y la gente que pasaba al lado o que esperaba miraba para otro, reitero lamentable.

José Luis Contreras Muñoz dijo...

Me recuerdo cuando estaba en tercero básico,tenía los zapatos rotos,los pegaba con agorex y tenía dos compañeros "los pudientes" que se reían de mi y me decían que tenía zapatos de empanada.
Cuando fuí director del San José sentí discriminación por no ser especialista, muchos no entendían que un médico general se atreviera a poner los puntos sobre las íes y enfrentar con convicción a los poderes fácticos.

Hada Morena dijo...

Siempre nos topamos con el discrimen que va tan unido a la poca información o a la ignorancia de ciertas circunstancias.

"La ignorancia es atrevida"

Lamentablemente yo he sufrido de discriminación en el tiempo que viví en USA. Pero aprendí que en muchas ocaciones esto nos ayuda a ver hacia el cielo aún con los pies puestos en la Tierra.

.... continuo mi recorrido por tu blog!

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.