domingo, septiembre 24, 2006

PRESENTACIÓN POÉTICA DE LA PLANTOTERAPIA

De una conversación con mi amigo José Sánchez-Cerezo sobre una anécdota con su madre surgen dos post, el mío CACTUS y éste,el que escribió él, con otro punto de vista que me pareció singular y hermoso.

Lo que he denominado "plantoterapia" supone, a mi entender, una profundización considerable en el uso terapéutico de las plantas. Este es su texto fundacional, que presenta sus principios de forma poética. Es una propuesta seria, no obstante. Ignoro si algo parecido existe ya en otro lugar. Por mi parte, dejo la idea como si de una semilla se tratara. Como ya comprenderéis al leer el texto, yo ya la he regado. Aun así, ella, como yo, os necesita... de vuestra luz, pero, sobre todo, de vuestro calor.


¿Qué es la plantoterapia? Para entenderla más cl
aramente narraré la anécdota que dio lugar a la idea original: Mi madre acababa de poner seis pequeños cipreses en el patio que había antes de entrar por la puerta principal. Orgullosa de su labor, decidió darles un nombre a cada ciprés y decidió usar el de mi hermana, el mío y el de los cuatro estudiantes a los que alquila una habitación en su casa. Era una especie de homenaje a los nombrados que, sabíamos, les iba a gustar (a todo el mundo le gusta que se acuerden de uno y que además lo muestren con gestos como éste). Y la idea original que dio lugar a lo que voy a contar fue simplemente preguntarme "oye ¿y si en lugar de darles nombres a las plantas... le das plantas a los nombres?", y añadí para aclararlo "si, piensa en... si tú fueses una planta ¿qué planta serías? El mundo vegetal es enorme en su variedad y riqueza, seguro que hay una u otra planta con la que te sientes identificada". Yo sabía que a mi madre le gustaban mucho las margaritas, por lo que para mi siempre han ido asociadas la una con la otra. Ahora me estaba planteando, directamente, cómo sería el jardín de mi vida. ¿Qué planta le asignaría a mi padre o a mi hermana, de tal modo que en la planta se reproduzcan o se refleje el carácter de ellos? ¿qué plantas les asignaría a mis amigos, a mis vecino y en definitiva, a todo aquel que ha dejado una huella en mi vida? No estaría nada mal hacer semejante jardín, y darle a cada planta el nombre de la persona que, permítaseme la expresión, plantifica (en lugar de personifica). ¡El jardín de mi vida! Plantoterapia, claro. La idea es hacer consciente las relaciones que tengo con las personas, las que he tenido en el pasado y las que puedo tener en el futuro. En realidad la "plantoterapia" no trata sobre plantas, sino sobre personas, y sobre la visión y los sentimientos que tenemos sobre ellas: se trata de hacer consciente y evidente el papel que juegan en mi vida, y más todavía, se trata de hacerme responsable de ellas, de las relaciones que mantengo con ellas. Mi jardin será variado, sin duda, pues he sido afortunado en la vida y he podido viajar y conocer a muchas personas. ¿Debería ponerles plantas a aquellas personas que no me agradan tanto? Bueno ¿por qué no? Dedícales un cáctus, si quieres -me decía a mi mismo, pero hazlo. También los cáctus necesitan cuidados, y pese a su aspecto fiero ¡florecen maravillosamente cuando lo hacen! Plantoterapia, si, no es lo mismo que "terapia con plantas", porque el nombre de plantoterapia viene de "yo planto", pues soy yo quien es consciente, responsable de mi jardín, quien ha de entender que cada planta es diferente, que tal vez no todas florezcan cómo y cuando nos gustaría, o tal vez algunas no llegan a florecer jamás, pero que tampoco ellas son por completo las responsables de ser como son. Como las personas, las plantas no eligen la tierra en la que crecieron, las macetas que tal vez les impidieron crecer o la falta de cuidados que en otros tiempos pudieran recibir. De nuevo, repito, no se trata de las plantas, sino de nuestra vida, de hacernos responsables, de ser jardineros de nuestro mundo-jardín, y no exploradores perdidos en la selva de nuestros recuerdos. Esta idea otorga una nueva dimensión al cuidado de las plantas, las personalizamos (y aunque tal vez les robemos a ellas algo de identidad para rememorar a nuestros seres queridos, sin duda no es lo mismo cuidar de un rosal sin nombre, que cuidar de un rosal que represente a nuestra querida madre, o a nuestro primer amor). ¿Qué planta le dedicarías a vuestro mejor amigo? ¿y a un profesor querido?

Vete a ver las rosas; comprenderás que la tuya es única en el mundo.

Ahora bien, hasta el momento sólo hemos hablado de las plantas que hemos conocido en nuestra vida y de las que siguen con nosotros, pero ¿y las plantas por venir? ¿cómo puedo saber cuáles crecerán en mi jardín? Tal vez eso no lo pueda elegir, pero se me ocurre que si las plantas han de ser aquellas personas que se han cruzado en mi vida, bien podría yo procurar que el suelo en el que han de asentarse, los sentimientos con los que voy a recibirlas, sean los más adecuados para que se desarrollen. Procuraré abonar mis tierras con la confianza, eliminar las piedras del rencor y la amargura, fertilizar con amabilidad los campos y no consentir que parásitos de ningún tipo estropeen las relaciones que mantengo con mis plantas, que son en definitiva la gracia, si es que no la pura esencia, de mi jardín.

En este modelo... ¿qué soy yo? ¿Soy el jardinero acaso? Podría ser. Pero se me ocurre algo mucho mejor. En mi jardín, en mi propio jardín, siendo el máximo responsable, siendo el alimento fundamental, seré el agua que riegue cada centímetro de mi mundo. El agua, precisamente lo que no tiene forma, ni color, ni olor, es capaz de dar vida a su alrededor. Tal vez así deba ser yo, como el agua, igual de flexible, fluyendo, empapándome en todo más no permaneciendo concretamente en ningún lugar (¿alguien piensa en el Tao?). Como el agua, si, pero, al igual que con el agua, he de tener cuidado al darme a los demás, pues también el elemento que da vida es capaz de ahogar, si me doy en demasía. Quizá sea más prudente, y mejor para todos y para mí, darme paso a paso, un poco cada día, por goteo, lento, pero constante, siempre presente, pero sin agobiar.

Algo en mi interior me dice, si, eres el agua, que da vida, como da vida el amor. Si has de regar tu jardín verdaderamente, de forma natural, hazlo con amor, o mejor, hazlo como el amor, riega todo cuanto crece sin distinción. Llueve sobre tu jardín, ama-riega indiscriminadamente, aunque sólo sea una vez, date el placer de darte en todo tu esplendor. El amor es en realidad inagotable, y toda el agua que cae del cielo vuelve al cielo, y toda el agua que se evapora de la tierra vuelve al suelo. Aunque sólo sea una vez, no temas amar verdaderamente. Tiempo después, aunque sean malos tiempos, aunque tu jardín se seque y poco sea tu consuelo, todavía brillará en tu mente, y lo hará para siempre, el recuerdo del arco iris con el que una vez regaste el cielo.
José Sánchez-Cerezo de la Fuente


17 comentarios:

Trimegisto dijo...

nuetros subditos de nuestro mundo, amigos de eras pasadas, son las plantas. Nos ofrecen su ayuda, y muchas veces las despreciamos, a pesar de que somos uno solo, desde el suspiro de la creacion....

alejandradesabato dijo...

Qué hermoso! me recordaste mi amado Principito y su rosa!!!

Gracias por la frescura...por la belleza..y el amor... "ser responsable para siempre de tu rosa, porque ella es única en el mundo"....como cada ser humano que pasa por tu vida...

Bellísima la visión que describes!...la internalizaré en mi vida!
Besos..

sergio meza dijo...

Estimada Érika:
Espero que te encuentres bien. Mantengo la idea de expresarme en relación al parkinson a mi estilo, pero estas últimas semanas se me ha dado un regreso a mis raíces arquitectónicas, por lo que los posts y las cosas que he estado escribiendo se relacionan más con la percepción del espacio tridimensional, la observación arquitectónica y temas que no se intersectan con las ganas que tengo de dedicar unas lineas a lo que conversamos la última vez. Espero que te encuentres bien. Veo que has vuelto a escribir a un ritmo mayor. Me pasa lo mismo, pero me he visto, para bien, entrampado en una etapa de transición en mis textos, que los ha hecho ponerse algo eclécticos y mezclados de análisis con arranques de palabra absoluta que inclusive a mí me desconciertan un poco. Pero es interesante lo que me ha estado pasando, y aprovecho de contártelo porque sé que te interesas en los procesos que desarrollo en mi Blog. Estoy esperando que decante todo esto y se despeguen los componentes de mis actuales textos, pues presiento que se vienen cambios interesantes en los mismos. Lo entretenido es que me atrevo a subir todas las etapas de la experimentación, y va quedando huella de lo que fue, de lo que es y de lo que será.
SmcArq

Cococita dijo...

Increible!!!!... yo adoro las plantas... sobre todo las rosas.
Pero la planta que me marca desde mi infancia y no sé por qué es la peonía roja... su color tan definido, su aroma envolvente, su textura tan frágil pero con tanta fuerza para crecer me hace pensar que esa es la planta que me gustaría haber sido.
Un abrazo y cuidate.

EL VERSÓGRAFO dijo...

Cada uno debería plantar su propio jardin en el alma y hacerse responsable de él. Yo sigo escogiendo las orquídeas salvajes! Abrazoesférico

V i l l a v i c e n c i o dijo...

Estimada Erika: te queríamos invitar a conocer y presentarle a tus congéneres el blog de nuestra Revista Descontexto (http://descontexto.blogspot.com), si es que llega a ser de tu agrado, claro está. Cariños, un beso y mucha suerte.

porteña dijo...

Hola Erika: la vista de mi casa es harto más linda...pero la fotógrafa es ahí no más jajajaja.
Cuando gustes ven a dar una vuelta por acá, para mi será todo un honor.
Cariñitos

Anónimo dijo...

Saludos isleño, Zenia desde:

http://imaginados.blogia.com

Aquì hay especialistas que se dedican al empleo de las esencias florales en la cura de dolencias como la ansiedad, problemas gástricos.
En el post que coloquè sobre la coca y los incas te comento sobre la tradiciòn existente aquì de uso de la Medicfina verde.
Antes de 1959 todos los campesinos se curaban con ella. Ya forma parte de nuestra cultura.
Tu blog refleja amor por las plantas, como toda buena agrònoma que eres.

Mariana dijo...

El principito es mi favorito
antes pensaba que yo era la rosa
pero despues comprendi que siendo hija de un rey, no puedo ser otra cosa que una princesita

Peggy Bonilla dijo...

Un bello post!

Saludos y besos mil

Siempre Yop dijo...

creo que te lo habia comentado antes, adoro las calas, de verdad me encantan mucho, a mi mejor amigo sin duda le regalaria un par de estas con unas hermosas orquideas,
muy bello post, se agradece como siempre

Ana muñoz dijo...

Este post me ha impresionado por su grandeza y ya qusiera yo tener un poco de entendimiento para pensar así. Agradezco a Dios de que haya personas que tengan esa mirada de la vida y la geneosidad de comparir esas ideas.

Dilaca dijo...

Original propuesta donde la belleza de la maturaleza, una vez más, se pone al servicio de la humanidad, para mejorarla como fin.
Erika querida, vas en ventaja pues con tus conocimientos de agronomía el espectro vegetal es muchísimo más amplio.
Me gustaría ser cualquiera de las flores que cultivaba mi madre con una generosidad increíble.
Ella, sería aquélla rosa única, que floreció exactamente el día de la madre, en su jardín, a su regreso de una convalecencia en una clínica de mi pueblo.

La Revolución de las Costillas dijo...

Mi madre acaba de plantar tulipanes en nuestro jardín y ahora que leo tu post me doy cuenta que hay uno por cada integrante de la familia. ¿Plantoterapia sin querer?... Voy a practicarla de todas maneras.

Saludos!
Karolina

princesa maryita dijo...

Hermoso post Erika, tu ya formas parte de mi jardín
un abrazo

joseluis dijo...

a mi me gusta el bosque nativo q hay en las costas de nuestros rios y arrollos (uruguay) y no soporto los jardines diseñados de punta del este, es decir panes de cesped sobre arena..

americacomparini dijo...

Erika te sigo leyendo y me lleno de perfumes, de plantas, de esperanza. POR FAVOR HABLAME DE LOS CACTUS' . Un beso, te quiero.